top of page

La respiración del corazón


Por Miguel Ángel Pichardo Reyes

Los taoístas plantean que todos nacemos con un número determinado de respiraciones, de tal forma que entre más rápido respires más rápido se acaba tu vida. Desde esta perspectiva el trabajo con la respiración es una cuestión de salud y longevidad. Entre más pausada sea tu respiración, más se alarga la vida.

¿Qué implicaciones tiene esto para nuestra vida? La violencia neurológica de nuestra sociedad del cansancio ha colapsado nuestra respiración, a tal punto que muchos de los trastornos de ansiedad se encuentran relacionados con una respiración superficial y colapsada.

En la labor que realizamos en el Masaje Contemplativo Tao Touch y en el Masaje Postraumático, enseñamos a realizar la respiración del corazón como el antídoto contra el cansancio y la ansiedad. No hay nada que una respiración no pueda resolver. Pero aquí el tema no es en sí la respiración como proceso biológico, sino el método de la respiración.

Si padeces de ansiedad o fatiga, te propongo lleves a cabo el siguiente ejercicio:

1. Posición cómoda. Puedes hacerlo sentado, de pie o acostado. Te recomiendo acostarte sobre el piso o tu cama con las rodillas flexionadas.

2. Escuchar los sonidos más lejanos. En esa posición cierra tus ojos y respira por la nariz. Ahora lleva tu atención a los sonidos más lejanos sin pensar, sin juzgan y sin criticar.

3. Escuchar tu respiración. Ahora escucha los sonidos más cercanos, y el sonido más cercano es el de tu propia respiración. Escucha tu respiración sintiendo como tu cuerpo poco a poco se relaja.

4. Exhala muy despacio. Lleva tu atención a la exhalación, haciendo que tu exhalación sea cada vez más larga y lenta. De hecho, puedes realizar pausas durante la exhalación.

5. Siente los latidos de tu corazón. Durante la exhalación lleva tu atención a la zona torácica donde yace tu corazón, intentando sentir los latidos de tu corazón. En cuanto lo sientas, deja que tu exhalación se armonice con tus latidos.

6. Siente las pulsaciones en tu cuerpo. Cuando sientas los latidos de tu corazón, quizás este preparado para experimentar las pulsaciones en todo tu cuerpo.

Te recomiendo realizar esta respiración durante cinco minutos durante el día, especialmente cuando identifiques tu ansiedad o la fatiga. También la puedes realizar cada hora, como si se tratara de un medicamento. Para esto te recomiendo inmovilizar tu cuerpo, fijar tu vista en un punto y contar diez exhalaciones. Esto lo puedes realizar en cualquier lugar y en cualquier momento, previniendo la acumulación del estrés y el cansancio.

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page