Suscríbete para Obtener Actualizaciones

La necropolítica del maltrato infantil en Guadalajara

Por Miguel Angel Pichardo Reyes*

AlterSoma

 

Las unidades de emergencias pediátricas de los hospitales civiles de Guadalajara normalmente atienden los casos más dramáticos de maltrato infantil. Quienes nos hemos dedicado a la atención del maltrato infantil normalmente vemos esos casos como las crudas excepciones, y no como una regla de la violencia contra los niños y las niñas. Sin embargo, estas “excepciones” se encuentran en un aparente incremento, según las recientes cifras proporcionadas por dichos hospitales.

 

Dentro de los tipos de maltratos que dan cuenta los informes se encuentran la omisión de cuidados, los intentos suicidas, el maltrato físico y las agresiones sexuales. Esta situación es conocida e investigada desde los años 40´s por varios psicólogos en todo el mundo, y se han documentado las afectaciones a corto y mediano plazo, no solo en el organismo del niño o niña, sino en el sistema familiar y en la configuración de poblaciones traumatizadas. Desde el punto de vista del desarrollo ontogenético, esto es, de las relaciones materno-infantiles, estos estilos de crianza son denominados como privación (en el caso de omisión de cuidados, abandono, falta de contacto y estimulación corporal, etc.) y como transgresiones (en los casos de maltrato físico y abuso sexual, entre otros).

 

La privación y la transgresión nos hablan de la transmisión de vínculos traumáticos en nuestros sistemas sociales de crianza (traumas crónicos-vinculares), que abarcan desde los cuidados natales, la violencia gineco-obstétrica durante el parto, la separación de los recién nacidos, el ejercicio indiscriminado de cesáreas, la estigmatización de la lactancia en espacios públicos, pasando por la privación somatosensorial, el abandono, el maltrato infantil, el abuso sexual y la violación, hasta las diferentes formas de represión sexual, heteronormativización y disciplinamiento del cuerpo en los sistemas educativos.

 

Esta problemática no afecta sólo a los casos citados por los Hospitales Civiles, sino que se presentan como la configuración de un modo de producción de los organismos subjetivados en una necropolítica que abarca los primeros años de la infancia, produciendo sujetos retrasados, abyectos, dependientes, antisociales, sugestionables, acríticos, inmaduros e impulsivos. Quizás nuestro actual sistema político requiera este tipo de sujetos, o no sólo eso, quizás nuestro sistema político tenga su origen en este tipo de privaciones, transgresiones y represiones, formándose así un sistema de mutua retroalimentación.

 

El impacto de estas privaciones y transgresiones, desde las simples, pasando por las agudas hasta las crónicas y extremas que se presentan en los Hospitales Civiles, son efecto de procesos de violencia que se han proyectado transgeneracionalmente, y estos a su vez se proyectarán a las siguientes generaciones. Estos informes nos hablan de los actuales y futuros conflictos sociales a los que nos enfrentamos. Una sociedad profundamente traumatizada, produciendo sujetos sociales que abonan a un sistema político que apuesta por la muerte, la violencia, la impunidad y la corrupción. Pareciera que las homicidios, los feminicidios y ahora estas formas grotescas de infanticidio, forman parte de la diversidad de productos generados por nuestra maquinaria sociopolítica: miseria, desnutrición, olvido, marginación, desempleo, represión política, encarecimiento, inflación, etc.

 

Como afirma el prestigiado ginecólogo francés Michel Odent, no podremos construir una sociedad pacífica si no cambiamos la nuestra forma de nacer violento por una forma orgánica y noviolenta. Y como también afirmaba en psiquiatra Wilhelm Reich, el futuro de la humanidad pasa por prevenir las biopatías desde la temprana edad, proporcionando un contacto materno-infantil en el biosistema familiar mediado por el contacto suave, la estimulación dulce, la conexión de pareja, el embarazo empático, la contención del rebozo, la lactancia materna, el colecho, así como estilos de crianza sexual orgánicos, afirmativos, positivos y seguros.

 

* Psicólogo Social, Psicotraumatólogo y Psicoterapeuta Corporal Reichiano. Director de AlterSoma. Escuela Libre de Psicoterapia Corporal. Guadalajara-Ciudad de México. Contacto: 04433-3136-4705

 

 

Please reload

Featured Posts

November 30, 2017

Please reload

¿Qué es el Masaje Neo-Reichiano?

May 16, 2018

1/10
Please reload

Recent Posts

November 30, 2017

Please reload