Suscríbete para Obtener Actualizaciones

La biología del cambio

July 1, 2016

 

Por Miguel Ángel Pichardo Reyes

 

Renovación celular, rehabilitación metabólica, reparación nerviosa, compensación hormonal: son los códigos de la biología del cambio. La psicoterapia corporal orgánica trata sobre el cambio desde la raíz, desde la materialidad viviente del organismo: la célula viviente. Los cambios profundos desde la biología del cuerpo supone atender el metabolismo, los procesos complejos de intercambio de materia por energía. El cuerpo metabólico es un cuerpo económico, de inversión, intercambio y transformación de las moléculas a nivel celular.

 

El cambio biológico de un organismo enfermo pasa por rehabilitar y balancear el metabolismo. La enfermedad, aun teniendo una causa sociopolítica, tiene una causa inmediata a nivel celular. El ambiente tóxico, los alimentos alterados, procesados y enlatados, los niveles de estrés, la pobreza nutricional, la generación de adicción al azúcar, la lactosa y los carbohidratos, son algunas de las fuentes de intoxicación de nuestro organismo, que tras una lucha estresante por resistir sucumben al colapso de las enfermedades crónico-degenerativas.

 

La psicoterapia corporal orgánica y radical no solo se enfoca en las soluciones estratégicas con sus componentes cognitivos, comportamentales y afectivos, sino que también apunta hacia un cambio radical de vida, el cual inicia por el nivel biológico del metabolismo de la célula. Al conocer las causas neurobiológicas inmediatas de las enfermedades médicas y los trastornos psicológicos, podemos diseñar la biología del cambio.

 

El impacto del estrés y las toxinas en nuestro organismo no solo lo excita o lo inhibe, sino que también lo altera, generando un daño a nivel celular, por ejemplo, en el caso de la diabetes, lesionando los receptores celulares de la insulina, presentándose el fenómeno de la insulinoresistencia, un tipo de sordera celular. Este tipo de daños celulares produce una alteración metabólica que se expresara en diferentes síntomas: cansancio, pesadez, hígado graso, tensión muscular, dolo de cabeza, hipertensión, etc.

 

La respuesta de la psiquiatría, la psicología y la medicina ha consistido en la medicación de fármacos, produciendo un fármaco para aliviar cada síntoma. De esta forma una persona diabética consumirá fármacos específicos para cada síntoma. Sabemos que la diabetes es una enfermedad sistémica, por lo que los síntomas serán muchos y alguno de ellos tenderan a variar. Por lo tanto el paciente se enfrentara a una saturación de fármacos durante todo el tiempo que dure el “control” de la diabetes.

 

Cuando se pregunta sobre los fármacos para las enfermedades se aborda desde la perspectiva del “tratamiento”, pero no desde la perspectiva de la “cura”. Efectivamente, desde la perspectiva de las grandes farmacéuticas la salud no es el negocio, sino la enfermedad. El “tratamiento” de la enfermedad consiste básicamente, salvo algunas excepciones, en la administración de la enfermedad. Son tratamientos cosméticos que no generan un cambio celular, o peor aún, estos mismos fármacos van generando un daño celular secundario, propiciando el círculo vicioso: enfermedad-fármacos-enfermedad.

 

Quizás en este momento de la historia sea viable y urgente el llamado de Wilhelm Reich a realizar una revolución biológica. La auténtica revolución no será cultural ni política, sino que será biológica. El núcleo biológico del ser humano contiene el programa de su propia naturaleza primal, aquella que puede devolver la salud, el equilibrio y la espontaneidad. Esta revolución supondría generar una cultura y una política orgánica, en consonancia con nuestra naturaleza primal.

 

La biología del cambio nos plantea como un primer momento la rehabilitación de nuestro metabolismo, iniciando de esta forma una revolución biológica en nuestro propio cuerpo. Modificando el principio hipocrático de que el alimento sea tu medicamento, podemos decir que el alimento, la postura, el pensamiento, la respiración, el movimiento sean tu propio medicamento. La revolución biológica pasa por un cambio radical en la alimentación: limpiando, desintoxicando, desinflamando y balanceando. Junto con la alimentación se llevan a cabo prácticas de atención plena, respiración, trance, comunicación, expresión emocional, danza, masaje, entre otras técnicas de bioenergética y vegetoterapia.

 

La revolución biológica será la principal arma de la psicoterapia corporal orgánica frente a lo que Wilhelm Reich denomino la plaga emocional, el principal enemigo de nuestra naturaleza primal. La plaga emocional es la enfermedad social que altera nuestra naturaleza y nuestra biología, generando adicción, violencia, obesidad, consumismo, dependencia, etc. Hoy más que nunca, frente al avance y homogenización de la plaga emocional es vital llevar a cabo una revolución biológica en nuestro propio organismo.

 

 

Please reload

Featured Posts

November 30, 2017

Please reload

¿Qué es el Masaje Neo-Reichiano?

May 16, 2018

1/10
Please reload

Recent Posts

November 30, 2017

Please reload