Suscríbete para Obtener Actualizaciones

¿Qué es el biotrauma?

July 14, 2016

 

 

Por Miguel Angel Pichardo Reyes

 

Todo trauma psicológico supone una alteración biofísica del organismo. Los traumas históricos se hacen biología en el cuerpo. Es un excedente de energía biológica encriptado en el organismo subjetivado. De esta forma podemos ir superando aquella dicotomía entre los traumas psíquicos y los traumas físicos. La lesión física tendrá una representación psíquica, y esto conlleva efectos en el cuerpo y la subjetividad. La lesión psíquica puede redundar, por sostenimiento y resistencia psicofísica, en una lesión orgánica. Para esto es prudente integrar dos conceptos fundamentales: organismo y subjetividad. Es, en lo que podríamos denominar el organismo subjetivado donde se configura el trauma psicosomático, o mejor dicho, el biotrauma.

 

El organismo subjetivado es el sujeto donde se inscribe el biotrauma. Sujeto que supone una realidad material incuestionable; la presencia real de la materialidad del cuerpo. Realidad originaria, biológica, sentiente, vital, sobre la cual, y a partir de la cual se producirá el acontecimiento de la emergencia psíquica, esto es, el momento constituyente, filogenética y ontogenéticamente hablando, donde la materia adquiere consciencia de existir. Separación de la materia sentiente de su realidad, asunción de una conciencia donde el lenguaje logra escindir, separar y diferenciar lo uno del cuerpo con respecto a la totalidad de la realidad.

 

La asunción de la conciencia de la materia sentiente del cuerpo corresponde al nacimiento del sujeto, el cual deviene sujeto a partir del lenguaje, de la diferenciación entre la representación psíquica y la cosa en sí. Esto es, la realidad, en el proceso de separación del organismo subjetivado a partir del lenguaje, logra señalar y nombrar la realidad, configurándose a partir del lenguaje social una construcción psíquica, un aparato de representaciones simbólicas que se articulan en una serie de signos productores de sentido.

 

El organismo subjetivado es pues una materialidad escindida por el lenguaje que adquiere la capacidad de tener conciencia de sí mismo, diferenciando un yo psíquico de una realidad externa, a la cual pertenece pero de la cual se separa. Sin embargo, la emergencia psíquica en el organismo tiene un mismo denominador común, esto es, la separación psíquica con respecto a la realidad y al propio organismo, se encuentra organizada por una misma realidad biológica denominada energía organísmica. Tanto la realidad orgánica del cuerpo material y sentiente, como la realidad psíquica de las representaciones objetales y el lenguaje, son expresiones de esta energía organísmica.

 

El aparato psíquico tiene como fundamento y fuente de producción la energía biológica del organismo. Es así como psique y soma se encuentran atravesados por la energía biológica, y son dos manifestaciones de una misma energía. Esta unión funcional entre psique y soma por la bioenergía, no supone una misma ley para estos dos ámbitos, sino que cada campo tendrá su propia lógicas y sus propias leyes, y estas a su vez se encuentran sistémicamente vinculadas, no solo como influencia, sino como transacción y mutua dependencia. Proponemos una visión dualista y autónoma, aunque interdependiente, entre el campo psíquico y el campo somático, pero a su vez sostenemos una visión monista en tanto que estos dos campos son expresiones de una misma energía biológica.

 

El biotrauma, alterando la energía biológica del organismo subjetivado, se circunscribirá de distinta forma en el campo somático-neurovegetativo que en el campo psíquico. El biotrauma en su expresión somática estará circunscrita al funcionamiento fisiológico del sistema nervioso, mientras que la expresión psíquica del biotrauma se configurara en el campo de las representaciones psíquicas, en su dinámica, estructura y economía. Las transacciones entre un campo y otro son continuas e interdependientes, aunque respetando los linderos de uno y otro.

 

Cabe decir que el sujeto de la bioenergética reichiana no es el mismo que el sujeto del psicoanálisis, y que el cuerpo de que trata tampoco es el cuerpo de la medicina. Mientras que el sujeto del psicoanálisis es un sujeto del inconsciente, del lenguaje y del significante, el sujeto de la bioenergética reichiana es un sujeto del inconsciente neurovegetativo, del lenguaje anudado a la energía biológica, y del significante arraigado en el organismo. Y por otro lado tampoco es el organismo bioquímico, anatómico y fisiológico de la medicina, sino que la bioenergética reichiana propone un cuerpo deseante, organismo subjetivado, órganos atravesados por la palabra, envuelto por la libido.

 

La constitución del organismo subjetivado es precedido por la realidad biológica de un cuerpo material en desarrollo y crecimiento, desarrollo donde se inscribirá la subjetividad a partir de los vínculos primarios del cachorro humano con su cuidadora. Es en esta etapa, desde la vida intrauterina hasta el nacimiento y los dos primeros años, donde se inscribirán las improntas energética de los vínculos en el sistema nervioso, produciéndose así un inconsciente neurovegetativo, plataforma sobre la cual se inscribirá el sujeto que es evocado por el lenguaje del otro, introduciéndolo al circuito simbólico de significados y representaciones, dividiendo al sujeto del organismo, pero asumiéndolo desde el lenguaje. De esta forma el sujeto entra en conflicto con su organismo, lo cual devendrá en la producción de un aparato psíquico que traducirá las improntas neurovegetativas en representaciones psíquicas inconscientes, asignando un significante a cada impronta. Este conflicto se presenta como uno de los principales biotraumas, pues la subjetivación del organismo supone una entrada violenta al circuito simbólico.

 

El biotrauma es la alteración de la economía bioenergética del organismo subjetivado, que se ve interrumpida por la disrupción de un acontecimiento externo que amenaza la sobrevivencia del organismo y que éste no cuenta con la capacidad de contener, viéndose desbordado en sus mecanismo de defensa, sobreviniendo la parálisis, la sobrecarga energética y la impotencia. Es así que el biotrauma se caracteriza por un centro o núcleo con un excedente bioenergético no descargable que altera el funcionamiento fisiológico y la dinámica psíquica del organismo subjetivado.

 

 

 

Please reload

Featured Posts

November 30, 2017

Please reload

¿Qué es el Masaje Neo-Reichiano?

May 16, 2018

1/10
Please reload

Recent Posts

November 30, 2017

Please reload